jueves, 4 de febrero de 2010

Saturno 3: 20 años




Este año se cumple el vigésimo aniversario de esta película protagonizada por una guapísima Farrah Fawcett, Kirk Douglas, Harvey Keitel y un robot llamado Héctor con la cabeza más pequeña y ridícula del mundo. La película comenzó siendo dirigida por Jonh Barry, que abandonó poco después para dejar su sitio a Stanley Donen. A pesar del buen reparto que inicialmente podía tener, el resultado final es bastante malo debido a la rigidez de la interpretación de Harvey Keitel y a la poca concreción del personaje de Farrah Fawcett además de unos efectos especiales absurdos en ocasiones que hoy en día provocan que el espectador salga automáticamente de la historia que la película cuenta.

El tiempo ha tratado mal a esta película y verla hoy en día deja un regusto a serie b que sólo el peso de sus intérpretes aleja. SIn embargo es una película clásica que ha dejado en películas posteriores parte de su impronta. Es conocido que los famosos corredores de las naves y estaciones de la saga Alien se parecen bastante a estos.También es una película que aborda temas como la inteligencia artificial que posteriormente ya sabemos la transcendencia enorme que han tenido.

En particular, parece que en el cine de James Cameron es donde más influencia ha tenido: Aliens y Terminator. De hecho hace un tiempo se habló de que James Cameron podría estar pensando en hacer un remake de Saturno 3, proyecto que según parece nunca se llevó a cabo. Aquí una de las fuentes originales.

En este enlace unos usuarios de imdb hablan sobre algunos elementos que han detectado en otras películas.

Defying Gravity

Pues estrenamos blog hablando de esta serie que ha pasado por las pantallas americanas sin pena ni gloria. Las opiniones de la crítica en general han sido bastante duras y las bajas cifras de audiencia han hecho el resto para que la historia se quede sin finalizar. Se supone que a lo largo de este año aparecerán los Blue-Rays y los dvds con la primera temporada emitida. Los escenarios de la serie han sido destruidos así que nos quedaremos sin conocer nada más.

La historia nos cuenta el viaje de un grupo de astronautas a través del sistema solar en misión científica a borde de la nave Antares. En la narración de la historia hay dos planos muy bien definidos. Por un lado, el desarrollo 'amoroso-vital' de los personajes junto con las vivencias pasadas que influyen en su presente y, por otro lado, el asunto claramente 'sci-fi' de la serie, basado en un extraño ser encontrado en la tierra llamado Beta, que es el que origina toda la aventura y muchos de los problemas que los personajes afrontan.

Precisamente esta doblez en la historia entre las vivencias personales de los personajes y la historia de ciencia ficción pura y dura hace que la serie no esté completamente encarrilada. El espectador tiene la impresión de que hay dos historias no muy bien enlazadas que no parecen terminar de encajar. En opinión de algunos críticos esto ha hecho que el público objetivo de esta serie no esté definido y que, por lo tanto, no enganche ni a los aficionados a las series de contubernios, ni a los aficionados a la sci-fi. Es esta segunda parte la más lograda de la serie. El viaje estelar es bastante interesante y todo lo que rodea al asunto Beta, en general, es fascinante, por lo menos desde el punto de vista de éste que escribe.

Lo peor es que el guionista tenía toda la historia ya hecha y preparada, por lo que de haber tenido un mínimo de audiencia podríamos haber estado ante una buena serie de ciencia ficción, de las que andamos algo faltos últimamente. Si el guión hubiera estado más compensado respecto a los personajes tal vez habría salido adelante, pero muchos capítulos eran continuos flashbacks convirtiéndolos en material bastante pesado y aburrido de ver. Aun así es una serie que merece la pena ver por los capítulos que tienen desarrollo de la historia.